top of page

Vida basada en plantas

Actualizado: 24 jul 2023

Todo lo que necesitas saber para vivir jóven durante toda la vida


Recientemente estamos atravesando una ola de sobreinformación sobre diferentes estilos de régimenes alimenticios. Desde paleo, keto, mediterránea, vegetariano, vegano, alimentación basada en plantas, ayuno intermitente y paremos de contar. Cada uno nos vende la idea de "ser el más apropiado", sin embargo, muchas veces no se considera la constitución de cada individuo ni las necesidades de su organismo.


En este artículo encontrarás lo que necesitas saber para llevar una alimentación que satisface tanto tus necesidades físicas, como las energéticas y mentales.


El haber decidido sanar mi condición de ovarios poliquísticos de manera natural y holística, fue la puerta de entrada para ahondar en los principios de funcionamiento de mi organismo y en el protagonismo que tiene la alimentación en la calidad de vida. La transformación de mi alimentación atravesó varias fases: en el 2017 dejé la proteína animal de manera progresiva, paulatinamente reduje el consumo de otros alimentos como azúcares y harinas procesadas, y más adelante comencé a añadir otro tipo de alimentos que se han convertido en mis aliados del bienestar, como los adaptógenos y algunos suplementos de origen vegetal. No te mentiré si te digo que fue fácil. Esto ha sido un recorrido, con resistencias (tanto físicas, como mentales y emocionales), y también con muchas recompensas, como la satisfacción de sentirse en armonía en todos los aspectos.


A continuación te comparto información útil sobre un estilo de vida basado en plantas, así como consejos y recomendaciones para realizar la transición.


 

¿De qué se trata un estilo de vida "basado en plantas"?


La palabra dieta hace alución a régimen, que a su vez nos transmite la idea de restricción o prohibición. Y como no se trata de restringirnos, sino de conectar aún más con la vida, es por ello que aquí nos vamos a referir al término cultivar hábitos de vida.


La alimentación basada en plantas se enfoca en alimentos frescos, reales, enteros y mínimamente procesados. Es decir, se privilegan las frutas, verduras, vegetales, cereales integrales, hongos y legumbres; y se reducen casi en su totalidad el consumo de azúcares y harinas refinadas. Sin embargo, la proteína animal no es eliminada en su totalidad. Es por ello que este tipo de alimentación se diferencia de otros estilos, como los vegetarianos y veganos.



Diferencias entre veganismo, vegetarianismo, pescatariano, flexitariano y basado en plantas...


Las tendencias de hoy en día tienen múltiples subdivisiones que a veces tienden a confundirnos o simplemente dispersarnos y con el tiempo, separarnos. Aquí veremos de manera resumida de qué se tratan todas estas "etiquetas" que muchos utilizan para identificar el estilo de vida de algunos.


Estilo vegano: este es el de aquella persona que ha decidido alimentarse sin el consumo de ningún derivado animal, esto incluye huevos, miel y lácteos. Las personas que llevan este estilo de vida también privilegian el consumo de productos textiles, cosméticos y decorativos, libres de crueldad animal. Es decir, que éstos no hayan sido utilizados como materia prima o durante las fases de test de laboratorio.


La alimentación vegana, de igual manera, goza de una gran variedad de opciones, siempre y cuando se utilice la creatividad. No obstante, el proceso de adaptación puede ser un poco más difícil. También se debe tomar en cuenta que cada vez existen más opciones en el mercado con etiquetas "vegano", que en muchos casos pueden ser alimentos con alta carga nutritiva; sin embargo, en otros casos estos alimentos son simplemente parte del marketing verde, ya que contienen más procesados que la misma opción no vegana. Por ejemplo, los yogures veganos en su mayoría contienen espesantes y conservantes que, dependiendo de su origen, se convierten en toxinas para el organismo, mientras que una opción más natural podría ser el Kéfir.


Estilo vegetariano: éste se refiere a la alimentación libre de proteína animal, sin embargo, puede incluir huevos, lácteos y miel. Lo que es eliminado es el consumo de carne animal. En este caso también se debe tomar en cuenta el aspecto de la selección de sustitutos a la carne o jamón, por ejemplo, si éstos contienen un montón de químicos y procesados que al final pueden repercutir en la salud.


Estilo pescatariano y flexitariano: aquí ya la cosa se simplifica. El pescatariano es el estilo de alimentación para aquella persona que quiere incluir la proteína animal proveniente sólo del reino marino, es decir, pescados y mariscos. La alimentación es como la vegetariana pero incluyendo estos alimentos.


Mientras que el estilo flexitariano es aquel que incluye cualquier tipo de proteína animal, muy de vez en cuando. Este suele beneficiar a aquellos que por compromisos sociales hacen algunas "excepciones" en su dieta cotidiana, sin embargo, estas excepciones no son las predominantes en su día a día.


Alimentación basada en plantas: es aquella que privilegia los vegetales, frutas, cereales enteros, hongos y legumbres. Todo lo que esté basado en plantas. Cabe destacar, que un 10% puede incluir la proteína animal, ya sean huevos, carnes, pescados. Sin embargo, esto queda a gusto de la persona que lo lleva a cabo, según sus circunstancias y condiciones de vida.



¿Cuál es el valor de la alimentación basada en plantas?


Imagínense llevar una vida plena, con una energía fenomenal, sentirse activos, alegres, en paz, con mucha motivación y creatividad. Imaginen ahora que ese es nuestro estado predominante, y que además podríamos prolongar este estado durante el resto de nuestra vida. Sería genial, ¿no?


Esto es lo que nos ofrece el llevar una vida basada en plantas, como me dijo una profesora una vez: "se trata de morir siendo jóvenes lo más tarde posible".


Se ha demostrado científicamente que los intestinos son el segundo cerebro, y que el cómo nos alimentamos determina la calidad de nuestros pensamientos y por ende de aquello que experimentamos en nuestra vida. Las elecciones que realizamos en nuestro cotidiano determinan si estamos alimentando o nutriendo el cuerpo. Nutrir es darle a nuestro vehículo terrestre todo lo que necesita para que su funcionamiento esté en armonía, es decir, que no esté en un estado de constante alteración y estrés, ni tampoco en un estado de fatiga y letargio.


Los alimentos procesados y ultra-transformados ya han perdido su valor nutricional, son alimentos con carencias energéticas importantes que sólo traen como consecuencias una demanda extra del organismo para nutrirse y energizarse. Es como que si trabajásemos en contra de la naturaleza de nuestro cuerpo. El efecto contrario es el producido al consumir alimentos llenos de vida: el cuerpo siente que estamos cooperando con él, nos sentimos llenos de vida también y ésto repercute de manera positiva en la calidad de nuestros pensamientos y emociones.


Entre los beneficios de una alimentación basada en plantas, probados científicamente, se encuentran:

  • Reducir el riesgo de cáncer de próstata, mama y otros tipos de cáncer

  • Prevenir y tratar la diabetes

  • Reducir la resistencia a la insulina

  • Tratar los ovarios poliquísticos

  • Perder peso y aumentar la energía

  • Prevenir, incluso revertir, las enfermedades cardíacas

  • Aumentar la longevidad

  • Y mucho más...



Ahora, ¿cómo llevar una vida basada en plantas?



A continuación encontrarás una serie de recomendaciones y sugerencias que te ayudarán a integrar una vida basada en plantas a través de hábitos de vida. Aquí no sólo encontrarás como alimentar tu cuerpo físico sino también como alimentar la mente y el espíritu. Esto es estimulando el intelecto y pasando momentos donde nutriremos la conexión con el vacío y al mismo tiempo con el Todo, hasta incluso encontrar esa fuerza de voluntad o motivación para alcanzar los anhelos más profundos.



1. Nutriendo el cuerpo emocional y el espíritu


Lo más importante es la motivación. Sin ello, no hay empuje, movimiento, ni continuidad. Lo primero es identificar los beneficios individuales que ésta transformación aportará en tu vida. Para ello, puedes afianciarte en información más detallada de los beneficios de una alimentación libre de procesados, esto también formará parte de la estimulación intelectual. Otro aspecto, es ver en tí tus propios por qués y para qués de implementar este estilo de vida. Quizás tengas alguna condición de salud que quisieras corregir, o deseas sentirte con más energía y entusiasmo en tu vida, o simplemente porque reconoces que tu forma de alimentarte no te está favoreciendo y ya quieres realizar el cambio.


Te invito a que escribas todas las razones y motivaciones que tienes para cambiar tus hábitos de vida. Puedes hacerlo en un cuaderno o en un lugar que veas con frecuencia, si tienes una imagen que represente aquello cómo te quieres sentir, podría ser de utilidad sobretodo en aquellos momentos donde aparezcan las resistencias. Si usas un cuaderno, haz que éste sea tu diario de notas personales.


Durante la transición van a aparecer muchas resistencias a nivel físico, mental y emocional. Es por ello que es importante la auto-obervación y escucha. Todo aquello que aparezca como resistencia, ya sea física como incomodidades estomacales, gases, acidez, estreñimiento; mentales, como la desmotivación, letargio, falta de energía; o emocionales, como la irritabilidad, molestia, tristeza, ira. Es importante que se vaya anotando cada cosa que vaya apareciendo. De esta manera es más fácil hacerse conscientes de que es pasajero, que es parte de la transformación, y que es totalmente normal. Obviamente, si los síntomas se agravan, no dudes en consultar un especialista o tu médico de confianza.


Algunas actividades que pueden ayudar a armonizar el cuerpo emocional es la actividad física, desde el yoga hasta entrenamientos de resistencia. Intenta nutrir la creatividad realizando actividades como la pintura, escritura, la música, canto, baile. No tienes que ser un experto para encontrar diversión en ello, hazlo por tí y para tí, para tu bienestar, entretenimiento y potenciar la energía creativa.


Favorece el tiempo a sólas. Pasa algunos minutos en silencio, con tu presencia solamente. Escucha u cuerpo, tu mente, y sobretodo tu corazón. Si hay momentos de ansiedad, tristeza, estrés, de sentirse perdido o desmotivado, sólo sientate en silencio en un lugar cómodo para ti. Escucha el mensaje que ésta emoción te trae y no intentes cambiar la emoción, sólo dale permiso para expresarse con tu sóla presencia. Esto es lo que llamo momentos de vacío. Para experimentar la expansión, primero debemos aprender a tolerar la presencia de estos episodios de vacío.


2. Nutriendo el cuerpo intelectual


La importancia de nutrir el cuerpo intelectual es más una cuestión de mantener una actividad cerebral saludable y como una vía para favorecer la neuroplasticidad cerebral, sin embargo, no se debe caer en ningún exceso. Lo que es exagerado deja de ser funcional. Una manera práctica de estimular el intelecto en esta transición, es de abrirse un poco más a la información, por ejemplo, sobre los beneficios de ciertos alimentos y hierbas, el funcionamiento del cuerpo humano, la fitoterapia, etc. Todo ello además de lograr la circulación cerebral, también te ayudará a afianzar tus motivaciones para continuar con la transición alimenticia.


Otra manera de lograr este estímulo es al realizar cualquier tipo de estudios que sean de tu interés. Prueba con aprender un nuevo idioma, habilidades en la cocina, intenta incluir algún hobbie que sea para tu intelecto, como el sudoku, quizes, etc. La neuroplasticidad cerebral es la capacidad del cerebro de expandirse, con ello se logra incluso cambiar nuestras percepciones y sistemas de creencias. Al estimular el intelecto, el cerebro se mantiene activo, lo cuál hace más fácil su expansión.


3. Nutriendo el cuerpo físico


Aquí es donde se da el 80% del cambio. Primero, recomiendo que si no lo estás haciendo aún, inicies alguna actividad física, esto puede ser desde el yoga hasta ejercicios de resistencia, cardiovasculares como aeróbicos, tenis, trotar, etc. Lo que vibre más contigo. Esto le dará energía extra al cuerpo y además te ayudará a nivel emocional. Otra cosa que yo he experimentado, es que cuando practico algún ejercicio, siento menos ganas de comer algo que no sea nutritivo, siento como que si estuviese arruinando todo el esfuerzo que he hecho a nivel físico.


Ahora vamos con la parte grande de esta transición... la alimentación.


Esta es una imagen ejemplar de lo que constituyen los platos de una alimentación basada en plantas:


Fuente: www.saludverde.cl


Como puedes ver se privilegia el consumo de frutas y vegetales en un 50%, el resto está conformado por proteínas de origen vegetal y, granos y cereales enteros. Recuerda que sólo entre un 5 a 10% del plato puede contener proteína animal, como huevos, lácteos, pescados. Sin embargo, éstos no son recomendados.


Un aspecto a considerar es el uso de hierbas y especias. Éstas además de dar sabor a las comidas, son benéficas para la salud ya que aportan micronutrientes y además ayudan a armonizar los elementos en el cuerpo. Por ejemplo, las especias que no faltan en mi cocina son: cúrcuma, pimienta negra (siempre deben ir juntas), paprika, canela, nuez mozcada. Te invito a que también te animes con otras hierbas y especias como el cardamomo, la salvia, romero, cayena negra, clavos de olor, cilantro, orégano, entre otros.


Por su parte, el consumo de agua es vital para nuestros riñones, especialmente cuando estamos iniciando una vida basada en plantas ya que nos estamos desintoxicando al mismo tiempo. Así que la recomendación de 2 L de agua al día se mantiene vigente. En este caso, siempre recomiendo que el agua se tome a temperatura ambiente y no entre las comidas, ya que esto interfiere en la digestión. Mientras comemos, se prefiere beber una infusión de hierbas, ya que esto ayuda en el proceso digestivo. Atrévete a probar una infusión de especias, o de menta o manzanilla durante o justo después de las comidas.


Otro punto de gran importancia es la adición de suplementos como la Vitamina B12, un micronutriente esencial. Los humanos no somos capaces de producir vitamina B12 por lo cuál necesitamos consumirla del exterior. Los microorganismos contenidos en el estómago de los animales permiten la síntesis de esta vitamina, la cuál es almacenada en los músculos e hígado, o secreta en la leche. Al llevar una alimentación basada en plantas, se hace necesario añadir suplementos de vitamina B12 ya que las fuentes vegetales de la misma, aportan una cantidad muy escasa. Un déficit en vitamina B12 puede causar un tipo de anemia, con síntomas como la fatiga y la falta de energía; y transtorno neurológico, presentando síntomas como entumecimiento y hormigueo de manos y pies, cambios en la memoria, mal equilibrio y depresión


Lo que sí de una vida basada en plantas


Aquí vamos con los puntos claves de lo que es una vida basada en plantas:


Alimentación:

  • Se basa en el consumo de alimentos de origen vegetal, como frutas, verduras, vegetales, raíces. Favorece los colores en tus platos, ¡una alimentación colorida es una alimentación divertida!

  • Cereales de granos enteros. Ejemplos: quinoa, avena, mijo, cebada, arroz integral, teff, amaranto. trigo sarraceno, trigo integral.

  • Legumbres. Se toleran las legumbres en lata con bajo contenido de sal. Ejemplos: frijoles, garbanzos, lentejas, soja, guisantes.

  • Semillas ricas en omega 3, como la chia y linaza. También aquellas que aportan proteínas y micronutrientes como las semillas de cáñamo.

  • Nueces. Se recomienda de manera ocasional ya que pueden ocasionar inflamación. Estas incluyen: almendras, maní o cacahuete, merey, nueces, entre otras.

  • Incluir alimentos fermentados y germinados. Hay mayor energía vital en aquellos alimentos que aún siguen vivos, como los mencionados. Puedes incluir kombucha, germinados de brotes, kéfir (si es hecho en casa, mejor), vegetales fermentados. ¡Vamos, es hora de explorar más opciones!

  • Para endulzar: intenta fuentes vegetales para reemplazar el azúcar procesado. Las mejores opciones son: dátiles (ver receta de pasta de dátiles), azúcar de coco, jarabe de miel de arce, melaza, miel (no para cocinar), jarabe de agave (en moderación). Los edulcorantes como el Xilitol, no son recomendados ya que son alcoholes procesados.

  • Realizar alguna actividad física. Se recomienda entre 3 a 4 veces por semana como mínimo. Esto puede ser caminar, hacer yoga, pilates, trotar, correr, ejercicios de resistencia, nadar, hacer tenis, bailar, etc.

  • Al comer, hazlo en un estado de calma y evita las distracciones y conversaciones pesadas. Nuestro estado de ánimo es el precursor de una buena digestión.


Emociones e intelecto:

  • Identificar las motivaciones para transformar los hábitos de vida. ¡Este es el combustible de tu día a día!

  • Llevar un diario personal de las emociones, pensamientos y estado físico, que va surgiendo durante la etapa de transición.

  • Realizar alguna actividad que estimule la creatividad. Recomiendo las páginas matitunas como una actividad extra o si tu creatividad está completamente dormida.

  • Identificar y hacer lo que más te gusta al menos 30 min por día. Ya sea escribir, colorear, cantar, bailar. ¡Es momento de darle vida a tu vida!

  • Favorecer el tiempo en silencio y a sólas. Esto lo puedes llamar meditación, o simplemente regalarte un tiempo a ti. Esto es simplemente tomar 10 minutos como mínimo para estar contigo y tu esencia.

  • Incluir algún hobbie o actividad que estimule el intelecto, algo nuevo que quieras aprender. Quizás esta vez quieras aprender sobre finanzas, un nuevo idioma, o en qué consiste la hidroponia. ¡Ahora es un excelente momento para hacerlo!


Llevar una vida basada en plantas es recuperar la armonía natural de nuestro cuerpo en todos los niveles. Es reconectar con nuestra Esencia individual y con la de la Tierra. Así como con nuestro poder personal al hacernos 100% responsables de nuestra salud y la calidad de lo que experimentamos en vida. Es también recuperar la energía vital, que está determinada por nuestros hábitos de vida, desde lo que comemos hasta cómo nos relacionamos con todo lo que nos rodea y lo que llevamos dentro.


Espero que esta guía práctica te resulte de gran ayuda, y si deseas motivación, una mano amiga, un acompañamiento en tu recorrido, no dudes en contactarme y reservar una cita conmigo.


¡Por tu salud!

Karla

Comments


bottom of page